Llámenos al 962561030 675500061 *Envío Gratuito.+ de 10 años onlineCOMPRAR AHORA.

Top 5 diferencias entre naranjas de zumo y de mesa

naranjas tradicionales

Las diferencias entre naranjas de zumo y de mesa son una duda frecuente para muchos consumidores. Es importante conocerlas para tomar la decisión de compra más adecuado. Tanto si deseas comprar naranjas de mesa  como para comprar naranjas de zumo a domicilio, conoce cuáles son las diferencias entre ambas.

Diferencias entre naranjas de zumo y de mesa

1. La variedad de naranja

Existen diferentes variedades de naranja. Unas son mejores para zumo y otras mejores para mesa. Pero es importante que sepas que también hay variedades que pueden consumirse tanto como naranja de zumo como de mesa pues son estupendas para ambos: vistosas, jugosas, sabrosas y de gran calidad. Es el caso de variedades de naranja como la Lane-late o la Navel Powell.

En estos casos estas variedades son perfectas para zumos y para mesa.

2. El tamaño del fruto

Una de las principales diferencias entre naranjas de zumo y de mesa es el tamaño de cada pieza. Las piezas de mayor calibre se recomiendan como naranjas de mesa y las más pequeñas para zumo.

¿Por qué motivo? Las naranjas grandes se pelan mejor, por lo que son más adecuadas para comer directamente a gajos. O para sacar estos al vivo y utilizarlos en la cocina en recetas de naranja como ensaladas o postres. En cambios las más pequeñas son ideales para exprimir y así utilizar el número de piezas que desees según la cantidad de zumo que necesites para una receta o te apetezca beber.

También porque las más grandes se ven más bonitas en la mesa que las pequeñas.

3. El grosor de la cáscara, otra de las diferencias entre naranjas de zumo y de mesa

Este depende principalmente de factores como la variedad y el tamaño, ya mencionados.

Las naranjas de piel más gruesa se pelan con mayor facilidad y están más protegidas para transportar y comer fuera de casa. Esto las hace ideales como naranja de mesa ya que puedes comer sus gajos pelándolas fácilmente y aunque la golpees al llevar al trabajo, de excursión o tus hijos las lleven en la mochila del colegio resistirá mucho mejor que las de piel fina. Por ello estas últimas son perfectas para zumo.

4. Aspecto exterior

Otra de las diferencias entre naranjas de zumo y de mesa es su aspecto exterior. Este no afecta al sabor, ni a los nutrientes, ni tampoco a la calidad del producto. Pero es cierto ese dicho que afirma que a menudo «comemos con la vista». Y por ello las naranjas más bonitas y vistosas se suelen comercializar como naranjas de mesa.

En este sentido, si, por ejemplo, hay alguna pequeña marca en la piel de la naranja debido a que el fruto ha crecido rozando una rama, este parece menos bonito. Además, las que presentan un ombligo de mayor tamaño son estéticamente menos vistosas, aunque su calidad y tiempo de vida no se vea afectado para nada por estas cuestiones.

5. El sabor

En algunos casos el sabor es una de las diferencias entre naranjas de zumo y de mesa. Decimos en algunos casos porque esto es más propio de gustos personales que de calificaciones externas. Por ello en algunas ocasiones se denominan naranjas de mesa a las del grupo Navel de zumo a las Blancas. Pero a la hora de la verdad eres tú como consumidor el que decide si te gustan más dulces o más ácidas para comer o para beber.

Ten en cuenta estas diferencias entre naranjas de zumo y de mesa para tus próximas compras. Así la próxima vez que desees comprar naranjas de mesa o quieras comprar naranjas de zumo a domicilio podrás hacer una mejor elección.