Llámenos al 962561030 675500061 *Envío Gratuito.+ de 10 años onlineCOMPRAR AHORA.

Cómo hacer naranjas deshidratadas

como-hacer-naranjas-deshidratadas

Las naranjas deshidratadas no son solo una forma de conservar las naranjas de temporada. Son un tentempié riquísimo y saludable. Y una base deliciosa para elaboraciones culinarias dulces y saladas. Sin duda, comprar naranjas online y preparar unas sabrosas naranjas deshidratadas es una buena decisión para disfrutar de esta fruta de manera diferente, ¿no crees?

Qué son las naranjas deshidratadas

Las naranjas deshidratadas no son nada más que ruedas de naranja a las que se retira buena parte de su agua propia. De esta manera puedes disfrutar de todo su sabor concentrado. Y se conservan durante un largo espacio de tiempo en perfectas condiciones.

Las naranjas deshidratadas pueden ser dulces o amargas. Las dulces deben pasar por un proceso  de endulzado previo a la hidratación. Las amargas son naturales y no llevan ingredientes añadidos de ninguna clase.

Ambos tipos de naranjas deshidratadas son muy ricos y la preferencia depende del gusto de cada persona. O de qué preparación posterior vaya a hacerse con ellas.

Cómo hacer naranjas deshidratadas paso a paso

1. Lava bien 2 naranjas, si quieres frotando su cáscara con un cepillito de mano.

2. Seca las frutas con un paño de cocina limpio y seco.

3. Con ayuda de una mandolina o de un chuchillo y una tabla de cocina, corta las naranjas en ruedas. Procura que sean finas pero enteras.

4. Pon una lámina de papel de horno o papel vegetal sobre cada bandeja de horno. Para 2 naranjas grandes cortadas finas necesitarás 2 bandejas.

5. Extiende las ruedas de naranja sobre las bandejas. No pasa nada si se tocan entre sí, pero procura no montar una sobre otra para que se deshidraten por igual.

6. Introduce las bandejas en el horno ya caliente a 85º C. Procura que el calor proceda de arriba y de abajo, si es posible. A esta temperatura las naranjas no se asarán, simplemente irán perdiendo su agua propia. Déjalas durante 1 hora.

7. Saca las bandejas del horno. Da vuelta a cada rueda de naranja para que quede arriba la cara que estaba hacia abajo. Pero ahora, en lugar de colocarlas sobre una bandeja, hazlo sobre una rejilla de horno. De este modo, circulará el aire y se deshidratarán mejor.

8. Vuelve a introducir las naranjas en el horno durante una hora más. Pasado ese tiempo comprueba si ya tienes naranjas deshidratadas y crujientes o si necesitarán más tiempo en el horno. Puede ser incluso una hora más. El tiempo necesario depende de varios factores: la jugosidad de las naranjas empleadas, el grosor de las ruedas de naranja y el tipo de horno.

Cómo hacer naranjas deshidratadas dulces

El proceso es básicamente el mismo pero hay que endulzarlas una vez cortadas en ruedas y antes de introducirlas en el horno. La forma más sencilla de que queden deliciosas y perfectas en confitándolas en almíbar.

Para ello pon en una cazuela 1 taza (de 250 ml de capacidad) de azúcar y 1 taza de agua. Pon la mezcla al fuego y cuando tenga textura de almíbar ligero añade las ruedas de naranja. Cocina durante 25-30 minutos en un hervor suave.

Después de escurrir bien las naranjas ya puedes proceder a deshidratarlas en el horno como hemos indicado anteriormente. Pero es probable que necesiten más tiempo para que queden secas y crujientes que al preparar naranjas deshidratadas amargas.

Cómo conservar las ruedas de naranja secas

Una vez frías guarda las ruedas de naranja deshidratada en un tarro de cristal limpio y seco de cierre hermético. O en una latacomo las que se venden para galletas y pastas. De esta forma no absorberán humedad ambiental y se mantendrán secas y crujientes por más tiempo.

Si vas a utilizarlas como tentempié para comer tal cual o enteras para otras preparaciones, estas son las mejores formas de conservación.

¿Quieres utilizarlas para aderezar otros platos? Tritura algunas ruedas en un molinillo de café. O en un robot de cocina. Puedas dejarlas en polvo o en forma de pequeños gránulos, según si deseas que se encuentren o no en el plato. Son estupendas para aderezar dulces, aperitivos o guisos.

Si lo que deseas es una base para aderezar guisos de aves o carnes, lo mejor es conservarlas rehidratadas en licor. Para ello, llena un tarro de cristal con las ruedas de naranja seca y cúbrelas con brandy. Déjalas al menos 1 semana antes de utilizarlas. Cuando lo necesites, añade 2-3 ruedas de naranja al guiso y 2-3 cucharadas del licor.

Cómo utilizar en la cocina las naranjas deshidratadas

Estas naranjas deshidratadas son muy ricas tal cual. Sin más añadidos. Pero también puedes utilizarlas para enriquecer y elaborar otros platos. Estos son algunos muy sencillos y sabrosos:

Naranjas deshidratadas bañadas en chocolate

Simplemente necesitas fundir una pequeña cantidad de chocolate negro y bañar media rueda de la naranja seca en él. Deja enfriar sobre papel de horno para que se endurezca el chocolate. Es ideal para tomar con té o café. Lo mejor es utilizar naranjas deshidratadas amargas para esta preparación.

Bocaditos de foie y naranja

Unta con un foie de calidad pequeñas tostaditas de pan o de hojaldre. Rompe en trocitos pequeños una rueda de naranja seca dulce y repártelos sobre el foie. Las naranjas deshidratadas dulces son perfectas para estos aperitivos.

Otras ideas ricas con naranjas deshidratadas

– Para decorar una tarta con cobertura de chocolate.

– Para servir con una tabla de quesos. Combina especialmente bien con quesos cremosos como el Brie o el Camembert.

– Troceado, como topping para helados.

Anímate a preparar naranjas deshidratadas en casa. ¡Disfrutarás de todo su sabor de un modo diferente!